noviembre 13, 2014 - 0 comentarios

Retratando en sangre...

Después de que pasaran los días de lluvia volvió el calor, y luego por las dudas un poco más de lluvia... Pero a esta altura ya somos todos una masa de humedad acalorada resignada a no saber como salir vestidos a la calle, así que simplemente me resigne a pasar los días en mi sillón leyendo, abriendo y cerrando la ventana dependiendo de como iba el clima.

Como les dije me dedique a mi querido Katzenbach, que últimamente me venía defraudando bastante con textos largos y monótonos, debo admitir que comencé el libro con pocas esperanzas, ya casi rendida a que me aburra infinitamente... pero me sorprendió; no desde el principio, pero luego de un par de capítulos me encontré interesada por leer cada vez un poco más. Gracias a Dios! necesitaba esa sensación! Hace ya bastante que realmente no me atrapa un libro, ojo, no porque no haya leído o encontrado algunos buenos, sino también porque mi mente no se dejaba llevar a causa de momentos personales.

Me encontré pensando en Anna, protagonista de la primera parte, mientras estaba en la fila del mercadito chino esperando a que me cobren, me saco una sonrisa, no la situación de la pobre chica ni la china que me cobraba, sino el darme cuenta que se había plantado en mi la semillita de la curiosidad. Tiene un protagonista invita a la duda, del cual no sabemos nada ni tenemos idea cual es el plan, mezcla experiencias anteriores con episodios antiguos y lo único que creemos que sabemos pronto se desvanece.
Todavía me queda por leer y le tengo mucha fe!

A mi novio no le gusta Katzenbach, no puedo creer como alguien puede aburrirse con un libro como El Psicoanalista, pero bueno, acá es cuando tengo que tener la mente abierta y aceptar las opiniones.

Me caso en 15 días, así que no se cuánto tiempo pueda realmente dedicar a divagar con la mente entre las páginas, espero que sea bastante así desconecto un poco la presión de que todo salga perfecto y del simple hecho de que me voy a casar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! :S


0 comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué te pareció la entrada...

Se ha producido un error en este gadget.

Si te gustó, suscribite por e-mail