noviembre 14, 2014 - 0 comentarios

Absolutismo

Desde tiempos de la monarquía se erigía la estatua más grande emplazada frente a la Catedral Mayor de Agarth, la ciudad de los dragones. Aquella estatua, que fue la única que sobrevivió durante cientos y cientos de años hasta los días de la República, era la figura de Mnemoth “el Justo”, el más déspota, cruel y sanguinario rey de todos los tiempos. ¿Y por qué lo llamaban “el Justo” si era tan ruin? Simple, era el mandatario y las cosas debían hacerse como él deseaba. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué te pareció la entrada...

Se ha producido un error en este gadget.

Si te gustó, suscribite por e-mail