diciembre 27, 2013 - , 2 comentarios

El naufragio (Abril 2009)


Podría haber mudado de vida, como la serpiente de su piel en ocasiones, pero... ¿otra vez? Había cambiado ya tantas veces este pesado y monótono ritmo de vida que siempre llegaba al mismo lugar. Frecuentemente mi vida se encontraba en el centro del laberinto. Era como el de Asterión o quizás peor, porque aquí lo que podía asesinar era la desesperación, aunque Teseo o Ariadna o quienquiera que fuera, cualquiera que fuera su fin, no determinarían su propio exilio.
Quizás era mejor perderme a seguir buscando todas esas costas; todas esas cosas que una vez perdí. Tal vez sería la manera menos trabajosa y económica de poder volcarme, de poder recapacitar mis errores. Pero no enmendarlos. ¿Sería acaso el tiempo de un viaje? De momento, una expedición hacia mi interior —que no necesitaba otro equipaje más que un abrigo, pues los gélidos vientos de una memoria maltrecha se cuelan en los huesos— se tornaría barata en causas y costosa en consecuencias. Quizás haya bastante hipocresía como para alimentarme hasta que este destino me deposite en alguna costa, ribera o playa. Tal vez haya bastantes tormentas y lamentos como para darme de beber agua hasta que muera.
Lo cierto de las aventuras es que terminan mal por querer sentirte bien. Esta es una aventura en la que puedo terminar mal por elección propia.

Día Primero:

Deseo dormir.
Sin embargo, tampoco deseo ver hacia qué dirección el viento me aleja. No quiero oír sus lamentos soberanos ni oír hablar de este país. El río parece de titanio o de aluminio y el horizonte que me parece el fin del universo y de la vida que me inspira una catarata de galaxias donde, por un momento, me hubiese gustado caer. En el fin, siempre comienza todo.
Siempre en el fin.
¿Hacia dónde estaba el lugar en donde nací? ¿Hacia dónde el lugar donde me crié? Todos los lugares quedaban en la misma dirección: allá. La huida tenía como propósito olvidar todo: lugares, nombres y recuerdos. Reconozco que para todo hay un por qué: en este caso la idea fue una propuesta y, la misma, una inmediata invitación a la búsqueda de experiencia.
En el infierno, seguro habría tiempo de sobra para pensar en lo infelices que somos. Y si Dios nos diese el tiempo para pensar (antes de lavarnos la memoria y regresarnos a esta fiesta interminable), seguro nos daría siete días para que naufraguemos en las árticas aguas de nuestras derrotas y victorias que, tarde o temprano, nos saben a sinrazón.
La locura y la cordura aún conviven en el inefable ocaso que me encuentra en el primer día de mi naufragio. La noche sabe a imágenes y ellas a una velocidad con la que me habla una niña castaña, un tanto estúpida y con extrañas erres, pueblerinas, algo infeliz y testaruda, insoportablemente pesimista, vestida con harapos pre-adolescentes que me finge no necesitar amor. La misma andrajosa me arrulla con pánico hasta el lecho: su voz me suena con claridad desde hace años. En ciertos momentos de dolor, la recuerdo.
Tengo sueño.
Cuando los caudales de agua comiencen a tornarse del color rojo, sabré que estoy llegando... O que estoy herido. Quizás desangrándome. La quimera me acaricia el pelo. Sé que es el viento: es más anodino que esa caricia se la adjudique al viento y no a un fantasma del amor. Un espectro que revive con la ayuda de mi mente y deambula por las ruinas de mi pasado.

Y el sueño me vence.

2 comentarios:

VRoffz 27 dic. 2013 11:17:00

me encanta que vuelvas, extrañaba leerte todas las mañanas.. y me encanta el blog porque me recuerda como te conoci.. <3
TE AMO

Cristian German 27 dic. 2013 11:27:00

Gracias amor!! Yo tambien te amo... Y es bueno estar de vuelta

Publicar un comentario

Dime qué te pareció la entrada...

Se ha producido un error en este gadget.

Si te gustó, suscribite por e-mail