junio 18, 2013 - 0 comentarios

Résister


Sólo un poco más
mi tonto pedazo de carne latente
que ya no queda más sangre que bombear
para embeber tu inútil y lastimosa existencia
y solamente nos tendremos que reinventar.

Aguanta un poco más
que no hay un universo mas allá que nos condicione
ni nos diga como deberemos vivir cuando no estemos
ninguno de los dos estará agonizando
mas seremos rebeldes donde sea que nos encontremos.

Resiste aunque sea un momento
mi insolente e inútil pedazo de trapo cardíaco
que en la dulce espera del beso de ella
juntos seremos liberados del peso
de todas las cicatrices que nos propiciaron aquellas.

Ahora abrazaremos uno de sus veintiséis sordos silencios
sentiremos el escozor de su cálido espectro en la piel
nos rodeará la oscuridad más plena y hermosa
teniéndonos a nosotros como destinatarios, mi pobre corazón
y tendremos al fin, esa pasión tan tormentosa.

Soporta nada menos que un instante,
mi pequeño despojo de fibra rojiza ebria de sentimientos adversos
que en el corazón de esta noche de invierno
podremos llevarnos más que una revancha
arrancada desde los claustros del mismo infierno.

Resígnate y calla otro tanto más,
que debemos seguir hasta las últimas consecuencias,
efectos y causas de fantasmas del pasado
fuegos extintos por tontas decisiones mal tomadas
¡idiota corazón resultaste tan maltratado!

Aquí viene el tibio beso del ángel gris a buscarnos
mi achacado cuero ventricular resignado a querer morir
¿hasta cuándo podrás resistir sin que te lo pida con clemencia?
parece ser esta tu ultima exhalación, tu ultima contracción
solamente me quedaré sin corazón, bebiendo de la demencia.



junio 06, 2013 - , 0 comentarios

Crónicas Neph (8- Open Door)


Las puertas finalmente se abrieron…
Estaba tan lejos de ser quimera y de ser utopía, que poco a poco sentía como me iba alejando del calor del infierno y del frío del paraíso. Ocasión servil en la que me convertía en mitad humano, mitad maldito y para nada un ángel caído. De aquel lado todo parecía tan fácil, tan simple, tan estupendamente dedicado para mí.
¿Otra nueva y hermosa deidad?
Caminé por aquellos campos Elíseos de placer, sintiéndome tan extraño como maravillado: estaba condicionando mi ser a no sentirme completamente ajeno a ese latrocinante hedonismo. Canibalismo de besos dispuestos a encerrarme en un juego donde el único ganador sería aquel nuevo demonio-ángel, aliado de las dos potencias que pretendían verme caer.
Los cólicos de un viejo amor se sintieron…
No pude hacer otra cosa que caer ante sus encantos… una vez más. ¿Quién podía advertir que no volvería a suceder? No pudo durar la ilusión mucho más de lo que tus cabellos negros evidenciaban, sabía, al finalizar la faena, que un demonio es un demonio solamente si viene con las ansias de matarme, con los ojos abundantes y los cabellos rojos como el fuego que cobija.
Un camino a la inclemente eternidad…
Llevaba el acento de aquella lejana ciudad, una marca en el cuello que parecía evidenciar la pertenencia a alguien, pero nada de eso la apartaba de hacerme sentir con su hablar que aquel lugar era una ciudad del infierno. Cuando las puertas se abrieron no pude hacer nada para evitar que esa espada que blandía, mi corazón, se convirtiera en la vaina de las de esas infames.
Se ha producido un error en este gadget.

Si te gustó, suscribite por e-mail