abril 12, 2013 - 13 comentarios

¿Platónico o imposible? (1ra Parte)


Veo cómo la sombra de tu silueta se dibuja en la cortina que está en la puerta: los tibios rayos de sol de este invierno cardíaco contornean ante mis ojos la delgadez de tu cintura y la pronunciación de tu busto, tu delicada nariz de muñeca de porcelana. Sé que no es más que mi sentido jugándome otra vez una mala pasada, porque mis sentimientos revolotean como buitres esperando alimentarse del cadáver de tu recuerdo.
Por ti escribí poemas que nadie jamás va a leer nuevamente, por ti fui capaz de sentir lo indecible, tocar lo intocable, fui capaz de construir un modelo de persona de acuerdo a tus necesidades. Fui el héroe y el villano de nuestra historia y de cada una de las que inventaba para mí, teniéndote por protagonista. Fui capaz de desarrollar un don que quizás jamás hubiese advertido en mí sin esa necesidad de sentirme personaje principal de una aventura por obtener tu corazón. Fui escritor. Fui quien más y mejor te amó... Y, lamentablemente para tu marido, soy quien más te ama, aunque la vida nos haya puesto una distancia. Sin embargo, como bien conjugué: Fui.
Hasta mañana, mi dulce fantasma, ¿ya te vas? ¿De regreso al pueblito fantasma? ¿Acaso no estás cansada de ver los mismos rostros, de rendirte ante los mismos fríos brazos noche a noche? Hasta mañana, porque sé que mañana volveré a vivir cuando vuelvas con tu recuerdo. "Inalcanzable" me decías... No sé cómo podrías saberlo, quizás hayas visto el futuro. ¿Enamorado de un fantasma clarividente? Fantasma pesimista, diría. Recuerdo cuando eras de carne y hueso. Cuando tus besos y tu cálida respiración me hizo vivir el mejor sueño despierto. El más real. Pero ya habrá tiempo de llegar a eso, porque primero recuerdo tu encarnación, cuando eras real, cuando te vi aquella tarde de patios interiores y fragancia a durazno, maduros frutos que caían al empedrado suelo cuando se sentían independientes. Yo no pensé que así de maduro caería ante el suelo empedrado de tus encantos, los moretones y las heridas superficiales serían solamente el premio consuelo de aquella lotería el amor que nunca podría ganar. Éramos niños… tan pequeños, que jamás pensé que volviendo de esa expedición y viéndote por primera vez, iba a llegar a la hora 24 de mi niñez para ingresar en la 0 de mi adolescencia. ¿A qué familiar tuyo visitabas ese día? Me cuesta tanto recordarlo como tan poco me importa ya.
Ese día imaginé que sólo se trataba de un fantasma, en verdad. Acaso un espectro que jugaba con mi imaginación, con aquella precoz predisposición que tenía por inventar fantasías. Y cierto es que en ninguna de las fantasías que mi mente pudiera llegar a formular pudo haberse concebido la perfecta amalgama de tu piel, tus ojos y tus labios con tu voz, tu sonrisa y tu delicadeza. “Solamente fue una invención de mi imaginación”, me resigné. Pero grande fue mi sorpresa la noche de Navidad en la que te encontré allí sentada, como esperando tu príncipe azul y yo que ni me acercaba a un sapo desalineado. Ya sabía que eras de carne y hueso, que no eras ni un espectro ni una alucinación, que no eran fantasmas venidos de sabe Dios qué lugar para torturarme. Era solamente yo, que me había enamorado como un tonto: a primera vista.
Sin embargo, como en toda historia de amor que se enorgullece de sí misma, el sentimiento no era correspondido. Quizás la vida se trataba de eso, de reducirnos a una shakesperiana versión de lo que el amor puede provocar, el odio interfamiliar y en la cúspide de ello, el suicidio como la inmortalidad del alma y del amor entre dos seres. Romeo podía seguir esperando fuera de escena con su botella de veneno dispuesto a convidarme. Aunque lo pensé en más de una oportunidad. Cada lluvia de rosas que enviaba a tu valle, era respondido con ráfagas de bombas napalm directo al pecho. Cada palabra dulce era respondida con una burlona carcajada enterrando en sus entrañas el coraje y vistiéndome de bufón ante todos. Cada carta escrita fue rota ante mis ojos antes de llegar a ser abierta y leída aunque sea. Estaba deshecho. Desde ese día fui tu héroe, desde el preciso momento en que supe que tenía una restricción de acercamiento impuesto por tus sentimientos; inventé una y mil fantasías de las que te rescataba del mal; había cientos de y vivieron felices por siempre; creé decenas de situaciones de las cuales nadie más que yo pudiera salvarte. Pero como toda fantasía, un día tuvo que desaparecer… ese día nuestros caminos se dividieron, vos seguiste con tu vida, empezaste a enfantasmarte; yo, por otro lado, me fui haciendo uno con la carne de mi cuerpo, me encerré en lo que solamente era capaz de percibir con la lógica. Y, cuando todo estuvo listo por fin, te vi alejarte… así como te vi llegar, te vi dejándome; el muro que nos dividía empezó a erigirse ese mismo día: la distancia. Un muro de Berlín que, en lugar de dividir dos extensiones de un mismo país, escindía el pasado y el futuro de mi biografía. El presente soy yo y estos ladrillos son incapaces de ceder con acción de ningún hombre o mujer, parecía ser su lema.
Creo que crecí. O crecieron mis creencias. Simplemente me resistí a pensarlo, me opuse con fervor a tener que recordarte y las ideas solamente fueron pasando de la mente al papel. La tinta empezó a borrar aquello que había creído como me lo habías dicho inalcanzable. Nunca supe bien por dónde era que andabas, dónde vivías o si el tipo que habías inventado para que lo nuestro no fuese verdad existía. Fue el tiempo en que me dediqué a olvidarte, construyendo nuevas historias, dejándome comer el corazón por lobos vestidos como cordero: dejando que mi vida valga lo menos posible para, de alguna manera, sentirme vivo. Hubo buenos momentos, no lo dudo, pero comparándolo fueron más aprendizajes que disfrute. ¿Acaso de eso no es de lo que se trata nuestra vida en este mundo? De nada vale preguntarte, ni siquiera sé si me vas a responder. Ni siquiera sé si sabes lo que me estás por responder. Quizás no haya escrito lo suficiente de ti, no sé ya si es bueno apelar a tantas maniobras para que quien lea note de quién estoy hablando, alguien en algún momento sabrá con nombre y apellido a quién me refiero, sabrá con certeza de fecha y hora si los sucesos que narro son o no verosímiles. Alguien en algún momento lo sabrá todo, lo sé, y callará: no le dirá a los demás qué es lo que en realidad sucedió. Y, aunque parezca de lo más ficticio que jamás haya salido de mi boca, alguien sabrá que lo mucho que te amé no es parte de ninguna pieza literaria. O sí, la pieza literaria que conforma mi vida. La novela mejor escrita.

(Continuará...)

13 comentarios:

VRoffz 12 abr. 2013 12:28:00

Ok, debo ser sincera y admitir que robe (con permiso previo obvio) varias partes de tu historia.. historia que que en ciertos momentos es un puñal en el medio del pecho para muchos de los que lo vayan a leer, xq expresa sentimientos de los mas profundos y revela un dolor que por lo menos a mi me pega de cerca..

Cristian German 12 abr. 2013 12:43:00

Gracias... Es cuestión solamente de expresar las cosas como se pudieron sentir en algún momento. Fue un buen desafío y creo que es algo digno de poner como primera publicación. "Robar" es una palabra fea... digamos que te di una concesión.

Mauri 12 abr. 2013 18:48:00

Muy bueno. Casi fantástico, casi real, casi la vida misma jajaja.
Sigue asi capitan!!

VRoffz 16 abr. 2013 17:38:00

..ahora me siento completamente responsable del uso que le de a tu texto! :O

Cristian German 16 abr. 2013 22:40:00
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristian German 16 abr. 2013 22:40:00

Genial!! Voy a comprobar cuan responsable sos entonces. Jaja.

Cristian German 16 abr. 2013 22:40:00
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
VRoffz 17 abr. 2013 17:03:00

y lo comprobaste nomas! jajajajajaj asi q aca esta el nuevo sherlock y nadie lo sabia! :O

Cristian German 17 abr. 2013 17:18:00

Jajaja. Me encantaria poder investigarte y descubrirte... Pero en este caso fue pura causalidad, no casualidad.

VRoffz 17 abr. 2013 22:08:00

:O
jajajajaja mira q es dificil dejarme sin palabras eeeeh...

Cristian German 18 abr. 2013 7:37:00

¡Qué bueno! Entonces eso quiere decir que mi habilidad sigue intacta después de tanto tiempo...

VRoffz 22 abr. 2013 14:59:00
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
VRoffz 27 dic. 2013 11:22:00

jajajajajaaj deberiamos hacerle un print a esta pág.. creo q es un hermoso recuerdo <3

Publicar un comentario

Dime qué te pareció la entrada...

Se ha producido un error en este gadget.

Si te gustó, suscribite por e-mail