abril 25, 2013 - 0 comentarios

El lado oscuro del corazón




El lado oscuro me ha venido a buscar, con su capa negra y sus alas grises. Su carroza opaca me heló la sangre. El genio alado del mal me ha venido a buscar para que dirija sus huestes. "Tus palabras guiarán las espadas de los que cortaran la cabeza de los blancos", me dijo. ¿Qué era más importante que ser jefe? Creo que vacilé demasiado.
Sus fríos dedos se posaron sobre mi hombro, miré la lejanía y los dos bandos: la guerra era próxima. "Nadie del lado de la luz ha venido a ofrecerte lo que te ofrezco yo. Basta de grises. Basta de todo aquello que perdiste por enarbolar la bandera del bien. Es hora de que sepas lo que es realmente ganar". Sabía que me estaba presionando para que eligiera su bando antes que comenzara la batalla final. Pero, en realidad, la batalla comenzaría cuando terminaran de definir su lugar los últimos indecisos. Yo era el último.
El lado oscuro del corazón me ofreció ser el más ostentoso rey, el más rico y deseado por las mujeres. Todo aquello que nunca había tenido. Así que, ¿por eso se me había negado? Todo para ser comprado a último momento. Entendí por qué nadie del lado de la luz se me había acercado a ofrecerme un puesto honorable. Elegí el bando de la luz porque no quiero las migajas de un tétrico sistema que te niega aquello con lo que mañana te querrán comprar. Ser un soldado de la luz representa una mayor recompensa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dime qué te pareció la entrada...

Se ha producido un error en este gadget.

Si te gustó, suscribite por e-mail